miércoles, 9 de julio de 2014

Hasta el banco.



Compañero de amaneceres alegres y cordiales; atardeceres solitarios.