domingo, 13 de julio de 2014

El hombre enarcó las cejas...


El hombre enarcó las cejas y se volvió. Harry fué a sentarse en un banco. Tomó un ejemplar abandonado del Arriba, el periódico de la Falange, editado en papel fino y arrugado. En la primera plana, un guardia de fronteras español estrechaba la mano a un oficial alemán  en una carretera de los Pirineos. El artículo hablaba de eterna amistad, de cómo el Führer y el Caudillo decidirían juntos el futuro del Mediterraneo occidental.
Harry bebió un sorbo de vino; era más áspero que el  vinagre.


                                                                                Invierno en Madrid. Sansom C J