miércoles, 15 de junio de 2016

...Marina no puedo reprimir el recuerdo...



... Marina no pudo reprimir el recuerdo de la joven madre de Naomi que yacía bajo tierra.
   Llegó a la puerta de embarque. Todavía estaba cerrada. Se sentó en un moderno banco transparente de varios metros de longitud junto a otros pasajeros europeos.
   ¿En cuántos aeropuertos había esperado? ¿Cuántos aviones había cogido en su vida? ¿Y cuántos más cogería? Vuelos internacionales a los cinco continentes, vuelos nacionales, avionetas de hélice hacia lugares remotos. Asi llevaba Mariana, saltando de país en país, diez años, entregada a la humanidad.