miércoles, 11 de mayo de 2016

No supe qué hacer.



... Aproveché para salir y seguí caminando, observando, saboreando las primeras señales del otoño, ayudé a un ciego a cruzar la calle, di una limonsa a un acordeonista, en un parque vi jugar a los niños, me senté en un banco, enredé un poco con el móvil y al rato ya no supe qué hacer. No supe qué hacer.