viernes, 22 de abril de 2016

Tan pronto frío, tan pronto calor.

Tan pronto frío, tan pronto calor.
Se quita uno la bufanda y estornuda.
Los bancos del parque están mojados.
La colillas se estropean en el suelo.
Y luego, por todas partes hay parejas,
y ese estúpido Cupido,
anda rondando por los rincones.
¡Quién fuera perro de lanas,
para ir bien abrigado en invierno,
y ser esquilado en verano!
¡Quién fuera caracol para tener segura
la casa de huéspedes!
¡Y luego quieren que uno ame al prójimo!