jueves, 24 de marzo de 2016

Syme la condujo a un banco en el rincón del jardín...



Syme la condujo a un banco en el rincón del jardín y siguió exponiendo sus opiniones con facundia. Era un hombre sincero, y a pesar de sus gracias y aires superficiales,en el fondo era muy humilde. Y ya se sabe: los humildes siempre hablan mucho; los orgullosos se vigilan siempre de muy cerca.
Syme defendía el sentido de la respetabilidad con exageración y violencia, y elogiaba apasasionadamente la corrección, al sencillez.