lunes, 6 de abril de 2015

BANCO RESPLANDECIENTE



Este es el banco donde paso junto a mi madre momentos felices enseñándola fotos de sus biznietos y dándome cuenta que alguna lágrima se la escapa... 

                al igual que el tiempo, se nos va de las manos... 

                         y  entonces le pido a Dios que pare el TIEMPO.

                                                                                                                     
                                                                                                                                  Geñin.