sábado, 14 de marzo de 2015

Bancos blancos.




Las veinticuatro hectáreas de la finca estaban sembradas de antiguas y recientes casas veraniegas; muchas fuentes y bancos blancos saltaban de pronto a la vista tras el colgante follaje de los escondrijos.

A este lado del paraiso.