martes, 7 de octubre de 2014

Mi Madrid Viejo


... La sombra de alguna acacia
cae sobre bancos desiertos,
que sueñan juegos de niños
junto a un reposo de viejos
sin que nadie se detenga
a dialogar con ellos
la historia triste y romántica
de un ayer llenos de sueños...

                                                  URIEL.