sábado, 13 de septiembre de 2014

-Venga -dijo Bernie-.



-Venga -dijo Bernie-. Vamos a echar un vistazo.
El interior había sido destruido; casi todos los bancos se habían retirado y las vidrieras de colores estaban rota. La imágenes habían sido sacadas de sus hornacinas y arrojada al suelo; unas balas de paja se amontonaban en un rincón. La parte de atrás de la iglesia había sido vallada para albergar un rebaño de ovejas.



                                                                              Invierno en Madrid.
                                                                                       Sanson C.J.